Acabo de comer y ya tengo hambre: ¿Es posible?

Acabo de comer y ya tengo hambre: ¿Es posible?

¿A quién no le ha ocurrido esta situación en algún momento de nuestra vida? Comer, sentarnos a descansar y al de poco tiempo sentir otra vez ganas de picar algo que habitualmente suelen ser productos poco saludables.

¿Qué podemos hacer ante esta situación?

 

Pararnos y escuchar las señales que el cuerpo nos está enviando.

 

Se trata de los factores emocionales del hambre y el comer. Suena fácil, pero requiere de concentración, consciencia y práctica. Desde que tenemos uso de razón hemos utilizado la comida como estrategia para canalizar una emoción que no sabemos resolver, como la tristeza, la ansiedad, o el aburrimiento. La mayoría de las veces, además, ni si quiera somos conscientes de que estamos intentando sobrellevar una emoción mediante la comida.

Al echar mano a productos insanos para afrontar estas emociones comenzamos a crear unos vínculos poco favorables con los alimentos que nos rodean. A pesar de que sean acciones que realizamos sin consciencia, nuestro cerebro crea fuertes asociaciones que a la larga pueden ser desfavorables.

 

Importancia de una relación sana con la comida

 

Conseguir una relación sana con la alimentación nos va a ayudar a no depender de ella cuando una nueva emoción nos inunde. Eso no quiere decir que sea malo que se nos cierre el estómago en un momento de tensión o preocupación, o que en fechas señaladas rodeados de familiares y amigos tendamos a comer algo más de cantidad que en otras ocasiones. No obstante, queremos remarcar que la mejor manera de alimentarnos es aquella que se hace de forma consciente, flexible y respetuosa con uno mismo.

Es cierto que la comida tiene un efecto de refuerzo sobre nosotros y llevar una alimentación íntegramente sana no parece tan fácil como define la teoría. A pesar de que una alimentación saludable tiene efectos beneficiosos sobre nuestro cuerpo, dichos efectos se ven a largo plazo. En cambio, el consumo de alimentos poco saludables como el chocolate, ejercen un estímulo de recompensa rápida. Por lo tanto, cuando queremos sobrellevar una emoción lo común es consumir este tipo de alimentos. Pero al hacerlo, vamos ocultando el verdadero detonante.

 

Hay que buscar el origen del problema.

 

Ser consciente, es el primer paso para crear un vínculo saludable con los alimentos.

 

Consejos para comenzar una relación sana con la comida

 

Desde Mediterránea Fit queremos proponerte una serie de consejos para lograr que la relación que mantienes con la comida sea lo más sana y respetuosa posible:

1. Interpreta el número de la báscula como un número más. El número que ésta indica no es más que un factor entre todos aquellos que miden tu salud. En resumen, es un número más, que además nos proporciona poca información puesto que no representa la composición corporal (masa esquelética, agua, masa muscular, grasa total, grasa visceral…). Si quieres perder peso de manera saludable, sigue unos hábitos de vida saludables y acude a un profesional de la salud para un correcto seguimiento.

 

2. Busca esas emociones positivas mediante otras actividades como: deporte, ocio, meditación o música. De esta manera dejarás de utilizar la comida como método de refuerzo primario.

 

3. Deja atrás falsas creencias como que estar delgado es estar sano o no lucir la talla más pequeña es estar insano. Nuestra talla no nos define, no es reflejo de nuestra salud. Entiende tu cuerpo y no lo fuerces, sólo tenemos un cuerpo y debemos cuidarlo.

 

4. Aleja las distracciones a la hora de sentarte a la mesa. De esta manera escucharás a tu cuerpo y podrás comer atendiendo sus necesidades.

 

5. No sigas dietas restrictivas. Pueden perjudicar tu salud y alterar la relación que tienes con la comida. La mejor pauta es seguir unos hábitos de vida saludables que impliquen una alimentación saludable y consciente, y la práctica de ejercicio físico.

 

 

Si quieres lograr un estilo de vida saludable comenzando por la alimentación, te animamos a que te registres en Mediterránea Fit. Consigue tu plan nutricional gratuito y personalizado. También puedes realizar vídeo-consultas con nuestros Dietistas Nutricionistas en nuestros planes, en ellos lograrás apoyo, motivación y cantidad de herramientas para lograr tu objetivo de manera saludable y que puedas mantener en el tiempo. 

Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin