Agua con sabor: hidratación asegurada

Agua con sabor: hidratación asegurada

No es ninguna novedad recalcar la vital importancia de mantener nuestro cuerpo bien hidratado. De hecho, en todos los supermercados destinan una de sus zonas a las bebidas, donde encontramos un sinfín de productos. Entre ellos, los que más suelen llamar nuestra atención, son los refrescos y los zumos industriales. Dos tipos de bebidas de fácil accesibilidad y bajo interés nutricional. Te recomendamos un ojo también a nuestro artículo de bebidas saludables y ricas para pedir en cualquier establecimiento.

El problema de su uso frecuente, para nuestra salud, es que contienen una alta cantidad de azúcar añadido y su valor nutricional no es interesante.

El hidratante por excelencia es el agua, hasta tal punto que sin ella no viviríamos más de unos pocos días.

Hasta hace poco tiempo, la pauta de consumo de agua oscilaba los 2 litros por persona y día. Hoy la recomendación en torno al agua toma otro rumbo pasando a ser su consumo “a demanda”. Es decir, beber agua cuando nuestro cuerpo nos lo pida. El problema es que para muchas personas esto significaría no beber apenas agua en todo el día.

Hay evidencias suficientes para afirmar que un cuerpo bien hidratado trabaja mejor que uno que no lo está.

Si eres una de estas personas, a las que les cuesta “acordarse de beber agua”, es importante que siempre tengas  una jarra o botella cerca. Y si está fresca y tiene algún sabor y color bonito, mejor todavía, porque como a veces nos pasa con la comida, es más fácil si nos entra «por los ojos”.

Es por ello que desde Mediterránea fit os enseñamos a elaborar diferentes aguas con sabor hidratantes que podrás hacer fácilmente en casa;

En todas las opciones el agua será el ingrediente principal y a ésta le añadiremos fruta o vegetales como el limón, lima, piña, fresas, naranja, pepino, arándanos, zanahoria o apio entre otras. Cuanto más pequeños sean los trozos mejor, de esta manera el agua se impregnará de más sabor.

Como toque final podemos añadir alguna especia o hierba fresca. Gracias a ellas nuestra bebida logrará un plus de frescor.

Para añadir las hierbas frescas (menta, perejil, albahaca…) simplemente tenemos que cortar las hojas y mezclar con el agua. Por lo contrario, si queremos añadir especias (jengibre, canela…), antes de mezclar con la base haremos una infusión y dejaremos templar. Para lograr un sabor intenso, refrigeraremos nuestra bebida al menos un par de horas. Además, a la hora de servir podemos añadir unos cubitos de hielo para que el frescor sea más intenso.

¿No creéis que es una idea genial para beber agua?  Os dejamos nuestra propuesta:

Agua de Cítricos y menta:

Ingredientes:

2 limones

4  hojas de menta

1 pepino mediano

2 naranjas

1.500 ml. de agua

Elaboración de la receta

Corta en rodajas finas la fruta y el pepino e introdúcelas en una jarra de 2 l. Agrega las hojas de menta. Tapa la jarra con plástico de cocina y métela en el frigorífico durante 2 horas.

Remueve bien con una cuchara en el momento de servir.

Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin