Cambio radical en temas de salud: ¿éxito o fracaso?

Cambio radical en temas de salud: ¿éxito o fracaso?

La motivación es una herramienta muy fuerte que puede darnos el impulso para querer cambiar costumbres, hábitos o estilos de vida de un día para otro. El equipo de nutricionistas de Mediterránea Fit vemos semanalmente personas con las pilas cargadas que deciden que quieren realizar un cambio radical en sus vidas para mejorar su salud. En las próximas líneas os vamos a explicar cuál es el planteamiento que solemos adoptar frente a estos maravillosos casos.

En general, un hábito es una acción repetida en el tiempo que pasa a realizarse de manera inconsciente pasado un tiempo.

Tal y como comentamos anteriormente a menudo, la motivación puede hacer que pasemos del “todo” al “nada” o viceversa. Sin embargo, este planteamiento no suele ser exitoso a largo plazo para la mayoría de las personas.

¿Qué podemos hacer?

A nivel de eficacia, es mejor dedicar poco tiempo a diario a conseguir un propósito que dar un giro de 180 grados a nuestras vidas. Veamos unos ejemplos para entender mejor lo que queremos trasmitiros:

La mejor amiga de Marta, Ana, es corredora desde bien pequeña. A Marta siempre le ha fascinado la capacidad de Ana para encontrar un hueco para realizar su pasión e incluso organizarse para realizar escapadas mensuales a diferentes carreras populares. A Marta le encantaría calzarse unas zapatillas y poder seguir el ritmo de Ana. Para ello tiene dos opciones:

  1. Acompañarle a Ana a uno de sus intensos entrenamientos semanales de unos 10 kilómetros.
  2. Comenzar a trotar 2-3 veces a la semana unos 20 minutos y asegurándose de que disfruta, adopta una correcta postura de la espalda y aprende a llevar una buena respiración.

Al leerlo, parece obvio que lo mejor sería optar por la opción B e ir poco a poco y paso a paso avanzando para conseguir su objetivo. Sin metas inalcanzables o presiones innecesarias.

Pero, la realidad es que a menudo nos dejamos llevar por la motivación irracional y sentimos que debemos aprovechar el impulso mientras dure y optar por la opción A.

Otro caso puede ser el siguiente:

A Jaime nunca le ha atraído la cocina y menos aún se ha parado a pensar si lo que come es de calidad y le ayudará a lograr una buena salud o prevenir ciertas enfermedades. Últimamente ha comenzado a seguir por redes sociales cuentas que promueven un estilo de vida saludable mediante la alimentación. Y ha decidido que es hora de dar el cambio y cambiar por completo su alimentación. Para ello tiene dos opciones:

  1. Vaciar sus cajones y nevera y llenarla de productos saludables pero que no está acostumbrado a consumir.
  2. Ir introduciendo alimentos y técnicas saludables poco a poco en su menú. La primera semana comenzaría cambiando el colacao de la mañana por leche con cacao en polvo 70%. También se propondrá consumir una pieza de fruta diaria y cambiar los yogures con sabor a fruta por yogur natural con trozos de fruta fresca.

Puede parecer que a Jaime le va a costar mucho adquirir unos hábitos de alimentación saludables  si únicamente se propone 3 pequeños retos semanales. Pero, la realidad y la experiencia nos muestra que los cambios paulatinos en nuestra rutina diaria son los que mayor adherencia nos crean y por lo tanto los que perduran en el tiempo. Además, estos pequeños cambios tienen como base los hábitos anteriores, solo que en una versión más saludable. Lo que queremos decir con esto, es que difícilmente (aunque no imposible) lograremos que Jaime dejé de tomar leche con cacao en polvo azucarado por una pieza de fruta.

Un corredor amateur de fondo, comienza poco a poco a desarrollar hábitos que harán que su vida adopte un rumbo saludable.

Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Su privacidad es importante para nosotros. Esta web utiliza cookies para mejorar los servicios que ofrecemos.    Ver Política de cookies