Cómo limpiar el congelador correctamente

El congelador, es un electrodoméstico de gran utilidad que nos permite guardar los alimentos en buen estado durante más tiempo. Sin embargo, es posible que si no los hemos guardado de la forma correcta; se nos olviden por largas temporadas, no encontremos lo que buscamos, o al abrir un paquete nos llevemos sorpresas. El equipo de nutricionistas de Mediterránea Fit   conocemos la importancia de la higiene y la seguridad alimentaria, es por ello que queremos transmitirte las siguientes claves para asegurar la higiene de tu congelador y los alimentos que se encuentran en él.

Si lo ordenamos bien y sabemos qué hay en cada sitio de forma sencilla y rápida, el congelador se convierte en un gran aliado en nuestra cocina.

 

Cómo mantener un congelador limpio paso a paso:

1. Vamos a empezar vaciando el congelador,  y limpiándolo. Para ello, coge una bolsa de basura para los alimentos que queramos retirar, y mantén fríos los alimentos que sí quieras mantener (por ejemplo en una bolsa isotérmica o en la nevera). Necesitarás también un pila con agua y jabón, bicarbonato de sosa y trapos limpios.

2. Desconecta y desenchufa el congelador.  Valora los alimentos. Si están en envases cerrados etiquetados y frescos, valen. Si los tenemos en tuppers, desconocemos desde hace cuánto tiempo,  están sobrecongelados o en recipientes abiertos, mejor retirarlos.

3. Saca los cajones baldas y rejillas. Haz una pequeña cantidad de masa con bicarbonato y agua y limpia con una esponja las paredes. Esta mezcla de agua y bicarbonato de  sodio es un remedio casero muy fácil de aplicar en la limpieza y su resultado es maravilloso, sin tener que utilizar productos de limpieza agresivos y de precio elevado.

El bicarbonato elimina la suciedad incrustada, dejando el interior del congelador en perfecto estado.

4. Si se han acumulado cantidades de hielo en las paredes del congelador, no uses picahielos ni cuchillos para retirarlos. Pasado un tiempo, si dejas  la puerta del congelador abierta comienza poco a poco a descongelarse la escarcha y el hielo de las paredes y será mucho más fácil retirarlo. Después, pasa un paño limpio, o papel absorbente para secar. Enjuaga los componentes del congelador con agua caliente y jabón. Para terminar, sécalos y vuelve a colocarlos en el interior.

5. Limpia las juntas de la puerta. La mejor manera de limpiar las juntas de la puerta de un congelador es utilizando agua y jabón con un cepillo pequeño. Así te aseguras de que no quedarán restos de suciedad en los poros del material y podrás disfrutar de tu congelador durante mucho más tiempo.

6. Cuando esté limpio y seco, enchufa el congelador a la corriente y deja que pasen 15 minutos antes de colocar alimentos. Al haberlo mantenido abierto, la temperatura de éste se habrá elevado, por lo que tendrás que esperar algo para que recupera su temperatura óptima.

 

Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Su privacidad es importante para nosotros. Esta web utiliza cookies para mejorar los servicios que ofrecemos.    Ver Política de cookies