Cómo saber si un alimento es fresco

En Mediterránea Fit siempre hacemos referencia a alimentos de calidad. La verdad, es que yo he tenido la suerte de acompañar siendo niña a  mi madre al mercado cuando hacía la compra, y me llamaba la atención cuando decía: «¡Hoy compramos Gallos o Salmonetes que están Fresquísimos!» Yo… no conseguía ver mucha diferencia entre el fresco y el que no lo era. 

Es verdad que con algo más de experiencia en las compras, vas acostumbrando al ojo, pero aún hoy, no consigo llegar al nivel de especialización de mi “ama”. Pero, sÍ os puedo compartir algunos consejos generales para conocer si algunos alimentos están en su mejor momento de consumo. 


Huevo

Con los huevos hay que tener mucho cuidado. Cuando son de calidad, son un alimento excelente, pero si no están  en buenas condiciones, nos pueden generar mucho malestar e incluso enfermedades.

Podemos comprobar la  frescura de los huevos, sumergiéndolos en un recipiente con agua. En el caso de que se hunda, el huevo es fresco. En cambio, si éste flota, significa que es un huevo que no lo es.


Pescado

Al pescado, hay que mirarle a los ojos. Si es fresco sus ojos serán brillantes y vidriosos; la pupila es negra y brillante, las branquias estarán bien rojas, cerradas y húmedas. La carne de los filetes debe ser consistente y firme, húmeda y no debe estar seca.


Carne

La carne debe presentar un color uniforme y normal. La superficie de la carne siempre es ligeramente húmeda. El color de la carne fresca es rosa-rojizo cuando sea cerdo y rojo-cereza si es ternera.


Mariscos

En cuanto a los mariscos, la mejor indicación de que estén frescos, es que estén vivos. En las gambas, camarones, carabineros y langostinos se debe de observar si la cabeza se ve translúcida y el cuerpo no debe mostrar manchas oscuras, la carne ha de estar firme y el caparazón con brillo. En ocasiones, el caparazón puede estar roto y es posible que el interior se vea afectado por ejemplo, si ha entrado agua. En el pulpo, la sepia y los chipirones se reconoce su frescura en el color de su carne, que ha de ser de un tono blanco nacarado o blanco rosado y brillante. Los moluscos de concha como los mejillones, las almejas, ostras, etc deben tener su concha entera y cerrada, en caso de que esté abierta debería cerrarse al tocarla. las conchas deben abrirse al cocinarlos; de lo contrario, conviene desecharlos.


Verduras y frutas

Local y de temporada, y además su piel debe estar tersa y deben tener un tacto firme sin golpes o puntos negros. Si tiene tallo, mira que estén verdes y tiesos.

En Mediterránea Fit apostamos por el producto local y de temporada. Aquellos productos frescos que encontramos en el mercado, deben ser sin duda alguna los protagonistas de nuestros platos.

Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Su privacidad es importante para nosotros. Esta web utiliza cookies para mejorar los servicios que ofrecemos.    Ver Política de cookies