7 Consejos para organizar una compra saludable este verano

7 Consejos para organizar una compra saludable este verano

La lista de la compra es fundamental para un estilo de vida saludable por muchos motivos. Para ello, es muy interesante planear el menú semanal con antelación. De este modo, elaboraremos un listado que nos permite comprar únicamente lo que necesitamos sin caer en productos de última hora (que generalmente no suelen ser de calidad). Por lo tanto, nos sirve para ahorrar también, al meter en el carro o cesta lo que realmente vayamos a consumir. Si aprovechas el verano para salir de tu casa habitual y desplazarte a otra, sin duda te tocará visitar el súper para abastecerte.

 

Una lista de la compra organizada juega un papel fundamental en los hábitos de alimentación.

A continuación te dejamos las claves para realizar una compra saludable este verano, de la mano del equipo de nutricionistas de Mediterránea Fit:

7 consejos para organizar una compra saludable para este verano

  1. El primer paso, es ver lo que tenemos en la nevera o la despensa, y en qué estado está después de unos meses de ausencia. Para ello, miraremos las fechas de caducidad y apuntaremos lo que tenemos. Mantendremos aquello que siga en su vida útil y retiraremos lo que no, o aquello que pueda presentarnos sospechas.
  2. Cuando ya tenemos apuntado todo aquello con lo que contamos, podemos empezar a planificar qué recetas o comidas vamos a hacer, y qué ingredientes necesito y no tengo. Una organización semanal e incluso a 3 días vista, es muy útil en diferentes aspectos, ya que, ahorraremos tiempo en la compra, compraremos alimentos que tenemos previsto que vamos a comer y además, no gastaremos en alimentos o productos adicionales poco saludables.
  3. Si vamos a hacer una compra semanal, lo ideal es hacer una tabla  de 7 columnas  (días de la semana) y dos filas (comidas y cenas). Así, podremos ir rellenando con el planteamiento que tengamos para las comidas principales del día. A la hora de realizar el planteamiento, tenemos que tener en cuenta que en ocasiones podemos preparar más raciones que consumiremos durante la semana. No hace falta pensar 14 preparaciones diferentes. Lo importante, es que estén compuestos por alimentos de calidad y a poder ser de temporada y cercanía.
  4. En este momento, es cuando debes tener en cuenta, qué días vas a incorporar, verduras, pescados, huevos, legumbres, carne, ensaladas etc. Nos adelantamos a tu planteamiento para recordarte la importancia de incluir vegetales en cada comida en abundante cantidad. Tanto las verduras como las hortalizas deben ser las protagonistas de cada plato. Intenta además, incluir legumbres 3-4 veces a la semana y repartir las proteínas de origen animal (huevo, pescado, carne) y las vegetale (legumbres, derivados de la soja, …) durante la semana en parecidas ocasiones.
  5. Hacemos un repaso de los ingredientes que llevan las recetas que queremos elaborar  y apuntaremos nuestras necesidades  de compra en una nueva  lista, que cuando completemos, será la que nos llevaremos a la compra.
  6. Cuando tengamos los ingredientes anotados, reflexionaremos sobre las necesidades de desayuno, almuerzo, snacks, meriendas y bebidas.  Tostadas, pan, copos de avena, café, fruta, frutos secos, lácteos, aceite de oliva virgen (/extra), procesados saludables… .
  7. Algunos de los alimentos que compremos, requerirán de una frecuencia mayor de compra, como puede ser los productos frescos de origen animal y los vegetales y fruta.

Recuerda comprar alimentos de calidad (mirando los ingredientes y no dejándote llevar por las marcas o los mensajes). Cuantos menos ingredientes, mejor. También, priorizaremos alimentos locales y de temporada.

Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Su privacidad es importante para nosotros. Esta web utiliza cookies para mejorar los servicios que ofrecemos.    Ver Política de cookies