¿Cuál es el mejor aceite para freír?

¿Cuál es el mejor aceite para freír?

Las altas temperaturas oxidan las moléculas de los aceites dando lugar a compuestos tóxicos, que pueden ser perjudiciales para nuestra salud

No todos las grasas reaccionan de igual manera ante esta elevación de la temperatura. Hay ciertas grasas, que son más estables a los cambios de temperatura que otras. Por ejemplo, las grasas monoinsaturadas (presentes en el aceite de oliva) son más estables que las poliinsaturadas (que encontramos en el aceite de girasol) y es por ello que resisten mejor las temperaturas elevadas.

A pesar de que el aceite de oliva virgen extra (AOVE) contiene más ácidos grasos monoinsaturados y presenta mayor estabilidad que el de girasol, al utilizarlo como medio para freír pierde algunas cualidades organolépticas como: sabor, textura, olor, … 

Si bien, el AOVE puede ser el mejor aceite para cocinar, en muchos hogares se reserva su uso para elconsumo en crudo, y se utiliza aceite de oliva virgen para cocinar. Y también es muy común que se recurra también al aceite de girasol por su menor coste económico. 


DE LA TEORÍA A LA PRÁCTICA

Es cierto que la teoría nos muestra cuál es la mejor grasa para freír. Pero lo que realmente ocurre es que no hay una respuesta exacta puesto que si realmente atendemos a las veces que freímos alimentos veremos que es en contadas ocasiones, o al menos eso es lo recomendable. 

En un estilo de vida saludable donde la Dieta Mediterránea es la base, las frituras no ocupan un lugar representativo. A la hora de cuestionarnos cuál es el mejor aceite para freír, realmente debemos pensar con qué frecuencia se utiliza este método para cocinar los alimentos. Es cierto que hay diversas preparaciones asociadas a esta técnica de cocina.  Pero, como en casi todas las situaciones, siempre hay alternativas. Y si no las hay, no ocurre nada, es importante remarcar que son preparaciones que se realizan en contadas ocasiones. En el caso de las patatas, por ejemplo, se pueden cocer en el microondas previamente cortadas y después dorar en la sartén con una pizca de AOVE. 

Como hemos mencionado al freír con  AOVE se pierden los compuestos bioactivos y antioxidantes y por lo tanto, puede que desde el punto de vista económico no sea tan práctico utilizarlo. En su lugar, nuestra recomendación sería utilizar aceite de oliva virgen. No obstante, si en casa tienes costumbre de utilizar AOVE te animamos a que sigas haciéndolo.  

En resumen, la fritura es una técnica que no debería predominar en nuestro patrón alimenticio. Aunque el tipo de aceite se lleva la mayor atención, es importante señalar que los fritos vienen muchas veces acompañados de ingredientes poco interesantes como la harina refinada o el pan rallado refinado. Por lo tanto, la fritura no es la pieza exclusiva que convierte un preparado en poco interesante desde el punto de vista nutricional.

Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin