«Dejar hueco para el postre»

«Dejar hueco para el postre»

El fin de semana estuve con la familia comiendo en un pequeño restaurante, y cuando acabamos el plato principal,  vino la camarera para preguntarnos: ¿Algún postre van a tomar?

Me sentía totalmente saciada, incluso sentía que había comido más de lo habitual,  pero me oí diciendo: “Bueno, tráenos  la  carta… a ver qué hay”.  (El buen ambiente, la sensación de estar “celebrando algo” en un momento distendido….por qué no alargarlo un poco más, ¿no?)

El hecho de leer en la carta los postres que tenían, me trajo mentalmente la imagen de cada uno de ellos: tarta de limón con helado de vainilla, tarta de queso,  volcán de chocolate, … ¡Madre mía! En lugar de decidir si quiero o no quiero postre…. Mi duda en este momento, es cuál elegir. …. Y en realidad, me gustaría probarlos casi todos.

Así que he pasado de no tener más hambre, a una sensación de vacío de nuevo que quiero satisfacer.

Finalmente nos traen a la mesa los postres que hemos pedido, y el hecho de ver el mío, y el de los demás… Tanta oferta sobre la mesa… en fin… ¡Qué bonitos son los postres! ¿Verdad?

Me como casi todo el mío, menos unas pequeñas porciones, que vamos “intercambiando” con el resto…”¿Me dejas probar el tuyo y te doy un poco del  mío?”

Parece que no se puede  perder la oportunidad de “probar” los diferentes sabores….. Y de nuevo me encuentro ante una reflexión…

El postre, además de comerlo,  lo estoy degustando, es como si la presencia de nuevos sabores, olores, y colores, me hubiera abierto otra vez la sensación de hambre.

Cuando llego a casa, me siento llena…. No me siento mal, porque en realidad he estado muy a gusto y lo he pasado bien con los míos… pero sí, es uno de esos días, en los que desde luego, me he dejado llevar por la vista y por las ganas de probar todo lo que he podido. 

 

Artículo enviado por Colaboradora. Los artículos incluidos en esta sección, son Reflexiones de particularesMediterránea Fit, no se hace responsable de su contenido.

Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin