¿Por qué no es recomendable la fibra dietética para el estreñimiento?

¿Por qué no es recomendable la fibra dietética para el estreñimiento?

Posiblemente hayas escuchado en más de una ocasión que la fibra dietética, es necesaria para un correcto funcionamiento digestivo. De hecho, a menudo, esta afirmación viene acompañada de creencias como que la fibra es muy importante en los casos de estreñimiento ya que es la encargada de que el tracto gastrointestinal sea fluido y su tránsito sea continuo.

Antes de comenzar con las recomendaciones nutricionales para el estreñimiento, el equipo de Dietistas-Nutricionistas de Mediterránea Fit, creemos que es interesante entender qué hay detrás del concepto de “fibra alimentaria”.


¿Qué es la fibra alimentaria?

La fibra dietética (1) no se describe como una única sustancia, si no como una serie de elementos que forman el concepto que conocemos como fibra y que está en constante adaptación.  La suma de las últimas definiciones denomina fibra alimentaria a ciertas sustancias de origen vegetal, carbohidratos o derivados de éstos, junto con la lignina que resisten la hidrólisis que se lleva a cabo en la digestión y llegan al final del tubo gastroentérico sin haber sido absorbidos. Allí, en el colon pueden sufrir hidrólisis y fermentación por parte de la flora colónica.


Tipos de fibra alimentaria

Una de las clasificaciones (2) planteadas para diferenciar las propiedades de la fibra dietética, crea estos dos grandes grupos con sus respectivos elementos:

  • Fibra fermentable, soluble y viscosa
  • Fibra parcialmente fermentable, insoluble y no viscosa

Estreñimiento y fibra: ¿dúo dinámico o mito nutricional?

La fibra dietética, principalmente la fibra insoluble, incrementa el volumen de las heces. Además, la fibra provee de alimentos, como comentábamos anteriormente a las bacterias que se encuentran al final del tubo digestivo, el colon.

Dependiendo de la fermentación y la solubilidad del tipo de fibra, tendrá, por lo tanto, unas propiedades u otras. Es decir, la fibra que encontramos en las frutas no actuará de igual manera que la fibra presente en los cereales integrales. No obstante, el consumo de ambos, tienen un papel importante en la prevención de patologías digestivas y metabólicas.

Sin embargo, el contenido en fibra per sé, parece no estar directamente relacionado con el tratamiento exitoso del estreñimiento. Se ha observado, de hecho, que, en pacientes con estreñimiento crónico, la reducción o eliminación de la fibra mejora el estreñimiento como la sintomatología asociada a ella.


Pero, ¿la fibra no hace que todo “fluya”?

Como mencionábamos al principio del artículo, está comúnmente aceptado que el estreñimiento aparece cuando las heces no se mueven a través del colon. Sin embargo, la realidad es diferente, ya que lo que ocurre en el estreñimiento es que hay dificultad para expulsar las heces almacenadas en la parte final del colon (recto). Es decir, el incremento de la fibra dietética no sólo no ayudará a la expulsión de las heces, si no que aumentará el volumen de éstas dificultando aun más su evacuación. Ya que, no se ha tratado el motivo del estreñimiento.


Entonces, ¿es mala la fibra dietética?

¡Por supuesto que no! La naturaleza es muy sabia, y esta no iba a ser la excepción que desarma la regla. Los alimentos en los que deberíamos basar nuestra alimentación (vegetales, frutas, hortalizas y legumbres), son ricos en vitaminas, minerales y fibra. Y tal y como menciona la OMS (Organización Mundial de la Salud) tienen además un cúmulo de sustancias no nutrientes beneficiosas, como fitoesteroles, flavonoides y antioxidantes.

Por otra parte, la práctica de ejercicio físico, juega un papel fundamental en la prevención y tratamiento del estreñimiento, ejerciendo un efecto positivo sobre este problema digestivo.


Bibliografía:

(1) Escudero Álvarez, E., & González Sánchez, P. (2006). La fibra dietética. Nutrición hospitalaria21, 61-72.

(2) Gallego, A. S. (2003). Fibra y prebióticos: conceptos y perspectivas. Gastroenterología y hepatología26(1), 6-12.

Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Su privacidad es importante para nosotros. Esta web utiliza cookies para mejorar los servicios que ofrecemos.    Ver Política de cookies