Helados saludables con fruta

Poco a poco llega el buen tiempo, los días alargan y la temperatura comienza a subir. Una de las opciones más apetecibles para refrescarnos estos días son los helados en todas sus versiones: con o sin cucurucho, con o sin ingredientes extra y con o sin alimentos de calidad. Así es, la mayoría de las opciones que encontramos en supermercados y grandes superficies tienen un bajo o muy bajo perfil nutricional. La mayoría se compone de grasas y aceites vegetales refinados, azúcar añadido en todas sus versiones (jarabe de glucosa y/o fructosa, azúcar caramelizado, fructosa añadida… y un sinfín de nombres más) y productos lácteos poco interesantes como la nata o la leche desnatada deshidratada.

El equipo de Dietistas-Nutricionistas de Mediterránea Fit queremos darle una vuelta a este apetecible preparado y qué mejor manera que utilizar como ingrediente principal diferentes opciones de fruta y acompañarlo de lácteos y/o ingredientes de calidad.

Esperamos que os gusten nuestras ideas y si es así, las pongáis en práctica. Además, nos encantaría que nos hagáis llegar vuestros helados caseros saludables a nuestras diferentes redes sociales: Comunidad de Facebook, Página de Facebook, Instagram y/o Twitter.

¡Allá vamos!


HELADOS DE FRUTA CON QUESO FRESCO

HELADO DE PLÁTANO

Es uno de los helados caseros saludables más sencillo y básico. Para su preparación, necesitamos plátanos lo más maduros posibles. De hecho, cuánto más maduros estén, más dulzor aportarán a esta riquísima elaboración. Para ello, corta en pedazos el plátano maduro y congela por al menos un par de horas (4-6 horas sería lo ideal).

Para la preparación del helado: coloca los trozos de plátano en un recipiente junto con unas cucharadas soperas de queso fresco batido. Dependiendo de la cremosidad que quieras lograr, añade más o menos queso. Con el dulzor del plátano no es necesario añadir ningún tipo de azúcar o edulcorante. Tritura toda la mezcla hasta lograr la consistencia deseada sin que llegue a ser demasiado homogénea.

Puedes añadir unos pedacitos de chocolate (al menos 80% de cacao) una vez triturado todo. ¡Le darán un toque estupendo!

Para terminar, congela en un recipiente por al menos una hora, antes de disfrutar de este delicioso helado.

Información nutricional

El plátano además de su gran aporte de vitaminas y minerales, tiene una gran capacidad saciante, por lo que, además, de disfrutar de un aperitivo delicioso, nos saciaremos antes que con helados comerciales con ingredientes de poca calidad.

Por otra parte, el queso fresco es una opción estupenda para conseguir una cremosidad a base de lácteos de calidad. Es un alimento muy proteico, que, junto con la fibra de la propia fruta, nos mantienen saciados durante más tiempo. Además, su perfil lipídico es estupendo y nos aporta grasas de calidad, que cumplen importantes funciones en nuestro organismo.

El chocolate, es un ingrediente extra increíble si lo elegimos bien. Para ello, debemos fijarnos en el porcentaje de cacao que éste presenta. Cuánto mayor sea el porcentaje de cacao, menor será el espacio que queda libre para otros ingredientes. Un chocolate de calidad, es aquel que tiene al menos un 80% de cacao. Hoy en día, además, es muy fácil encontrarlo en mercados locales y supermercados o grandes superficies.


HELADOS CON LECHE/BEBIDA VEGETAL

HELADO DE FRESA

Las fresas son una fruta muy polivalente que podemos utilizar en infinidad de recetas como postres o incluso en ensaladas. Así que, este postre fresquito, no se les podía resistir. Si estás dudando entre la caja pequeña y la grande de fresas, por miedo a que se pongan malas, te animamos a que compres la grande y congeles previamente limpias y troceadas unas cuantas para hacer helado.

Con unas 6 horas de congelado, es suficiente. Para la mezcla, añade un chorrito de leche o bebida vegetal. Busca la textura que más te guste ajustando la leche/bebida o añadiendo más fresas congeladas.

Para lograr un color degradado en el helado, mezcla la mayor parte de las fresas con muy poca cantidad de leche/bebida y por otro lado la mayor parte de leche/bebida con una poca cantidad de fruta congelada. A la hora de rellenar los moldes, juega con los colores para crear diferentes texturas y sabores.

Si quieres añadir un toque de dulzor, puedes agregar un par de cucharaditas de crema de dátiles a la leche/bebida.

Para terminar, rellena los moldes de helado y congela por al menos una hora, antes de consumir y ¡a disfrutar!

Información nutricional

A la hora de elegir la leche, siempre priorizaremos, a menos de que una patología indique lo contrario, la leche entera. Si bien es cierto, que hace años estuvo en el centro de las críticas por su contenido en grasa o lípidos, la realidad es que se ha descubierto que son fuente de grasas de estupenda calidad. Por lo tanto, además de ser un alimento rico en minerales, nos aporta proteínas de calidad. Cuando empleamos un lácteo desnatado, perdemos, por una parte, el poder saciante de la grasa saludable, y por otro, una importante cantidad de vitaminas liposolubles que se encuentran en esa parte grasa de la que nos desprendemos.

Si prefieres, puedes utilizar una bebida vegetal como la de soja, cuya proteína es completa y de calidad. A la hora de elegirla, prestaremos atención a que no tenga azúcar añadido y que la proporción de soja o de fruto seco sea al menos de un 12%, de lo contrario la cantidad sería mínima y estaríamos consumiendo agua con una pizca de aporte vegetal.


HELADOS DE FRUTA

HELADO DE MELOCOTÓN

Si prefieres los helados sin lácteos o bebidas vegetales, esta idea te encantará. Para esta elaboración, exprimiremos una naranja o haremos jugo licuando unas rodajas de piña.

Vierte el jugo de fruta en los moldes y los trozos de melocotón. Deja que se congele durante unas 4 horas. Puedes jugar con el tamaño de los trozos de fruta dependiendo de la textura que quieras conseguir.

Información nutricional

Debemos remarcar que los helados de fruta o a base de fruta, no son equivalentes de una pieza o ración de fruta. No debemos olvidar que, al romper la fibra de la fruta, el azúcar que ésta conlleva, se libera y se absorbe más rápido en nuestra sangre tal y como explicamos en nuestro artículo sobre las diferencias entre el zumo o jugo de fruta y el de la fruta entera.

No obstante, son estupendas opciones para refrescarnos e hidratarnos con alimentos de calidad. Además, de ser un plan genial para realizar en apenas 5-10 minutos con los que lograrás helados riquísimos, sencillos, saludables y baratos.

Si te ha gustado este artículo, no dudes en compartirlo, con amantes de los helados. Para ello, puedes utilizar los iconos que verás aquí abajo.

Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Su privacidad es importante para nosotros. Esta web utiliza cookies para mejorar los servicios que ofrecemos.    Ver Política de cookies