¿Por qué es importante tomar vitamina K?

¿Por qué es importante tomar vitamina K?

La vitamina K es una vitamina liposoluble, es decir, se encuentra disuelta únicamente en medios grasos. Podemos encontrarla con dos estructuras. A pesar, de ser una vitamina que producimos de manera endógena en nuestro cuerpo, su aporte dietético es esencial ya que cumple diferentes funciones vitales del organismo y su déficit está relacionado con diferentes patologías y trastornos fisiológicos. Por este motivo, el equipo de nutricionistas de Mediterránea Fit  hemos decidido redactar este artículo para que puedas conocer,  qué nos aporta y en qué alimentos la podemos encontrar.

Funciones de la vitamina K

La vitamina K cumple un papel fundamental en la coagulación sanguínea. Además, tiene un papel importante en el correcto funcionamiento óseo ya que está implicada en la formación de los huesos.

Asimismo, es la encargada de dar el pistoletazo de salida a una serie de reacciones que ocurren en nuestro cuerpo en un proceso de coagulación. Gracias a ella, conseguimos parar de sangrar cuando nos realizamos un corte o herida superficial.

También se ha relacionado con el correcto funcionamiento cerebral. A su vez, se ha relacionado con la fisiología de los huesos, ya que se ha visto que está presente en las células formadoras de huesos. Podría, además, estar relacionado con la prevención de ciertos cánceres. Sin embargo, es un amplio campo que se debe investigar con profundidad en los próximos años, ya que, de ser así, sería muy interesante como medida preventiva.

Alimentos ricos en vitamina K

Los alimentos más ricos en esta vitamina son los vegetales de hoja verde. En concreto, el brócoli es una estupenda fuente de esta vitamina. En realidad, los alimentos ricos en Calcio, también lo son en vitamina K. Por lo que estos alimentos son una estupenda elección para cuidar de nuestros huesos, además de salud en general.

Déficit de vitamina K

Tal y como comentábamos, nuestro cuerpo es capaz de sintetizarla, aun así, necesitamos consumirla mediante alimentos, por lo que la consideramos un nutriente esencial para el correcto funcionamiento del cuerpo.

Su principal función está en la coagulación correcta sanguínea, por lo que un déficit de esta vitamina está relacionado con pérdidas elevadas del volumen sanguíneo en golpes de nariz, menstruación etc.

Los bajos niveles en vitamina K podrían estar también relacionados con baja salud ósea y patologías o lesiones de los huesos.

¿Cuáles son los aliados de la vitamina K?

Un buen aliado para la correcta absorción de la vitamina K es tener un intestino saludable con provisiones de bacterias saludables. Ya que, es aquí donde se sintetiza la vitamina endógena, es decir, la que sintetiza nuestro organismo. Por lo tanto, bajos niveles de flora intestinal, podría estar relacionada con bajos niveles de esta vitamina. Esto podría ocurrir tras un extenso tratamiento con antibióticos o al llevar una dieta alta en azúcares libres y/o añadidos.

La vitamina K que no utilizamos al momento, la almacenamos en el hígado por unas semanas. Por lo que una patología hepática podría afectar a estos depósitos, así que, es importante que las personas que tienen alguna patología de este tipo traten con su médico dicha posible deficiencia.

Una dieta baja en grasas saludables también es indicador de una posible deficiencia en dicha vitamina, ya que podrían disminuir los niveles de la vitamina K.

 

Esperamos que esta información sobre la vitamina K haya sido de vuestro interés. Si es así, os animamos a que compartáis con vuestros contactos y en vuestras redes sociales, pinchando en los botones que encontraréis en la parte inferior izquierda.

Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Su privacidad es importante para nosotros. Esta web utiliza cookies para mejorar los servicios que ofrecemos.    Ver Política de cookies