La comida: más real que bonita

La comida: más real que bonita

Esta semana entré a tomar un café  y una tostada en una cafetería próxima a mi barrio. El hecho que quería compartir en este artículo, es el mensaje que encontré en los servilleteros… aquí os adjunto la imagen.



Es verdad, que siempre se ha dicho que comemos por los ojos, haciendo referencia a  la buena pinta que tienen algunos platos, que provoca que tengamos inmediatamente ganas de hincarle el diente.  Indudablemente, una buena presentación de un plato,  suma puntos a la hora de impulsarnos a su  consumo, y no hablamos ya, de la influencia aún más poderosa que pueda tener el olor que desprenda el plato.

Sin embargo… el mensaje a nuestros ojos un poco “irresponsable” que lanza esta servilleta nos hace normalizar que una prioridad en nuestra alimentación es que el plato resulte “instagrameable”.

La prioridad en nuestra alimentación, el motivo por el que de forma más básica nos alimentamos es porque necesitamos energía. Y en nuestra mano está elegir los alimentos que nos ayuden a lograr que esa alimentación sea lo más beneficiosa para nuestro cuerpo, tanto por dentro como por fuera.

Perfecto el caso en el que se consigan aunar las dos opciones: Plato con una calidad nutricional excelente y una apariencia ideal, pero si no se da el caso, pongamos por favor nuestra salud  por delante.

Os dejamos unas fotos inspiradoras, y nos dais vuestra opinión a través de vuestros comentarios.

Bienvenidas también las fotos “Instagrameables o no” que queráis compartir con nosotros en nuestra comunidad.

Yogur con fruta y frutos secos.
Resultado de imagen de refresco fastfood instagram

Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin