«La ilusión se cumple» – REFLEXIÓN

«La ilusión se cumple» – REFLEXIÓN

La imaginación funciona durante toda nuestra vida, imaginamos situaciones positivas y negativas, lo decía Mark Twain: «He experimentado cosas terribles en mi vida muy pocas de las cuales han sucedido realmente».

En el otro lado tendríamos: «Me tocará la lotería y pagaré la hipoteca».

O… «Llamaré a Carmen, la invitaré a cenar, dirá que sí, nos casaremos y seremos muy felices».

Respecto a la salud y a la decisión necesaria para desarrollarla y mantenerla hay una ventaja fundamental, lo que imaginamos, si no pedimos el cuerpo de Mila Kunis o de Justin Timberlake, a quienes suponemos además totalmente sanos, se cumple con relativa facilidad: la ilusión se cumple.

Una persona de 40 años, fumadora, con sobrepeso y problemas para conciliar el sueño puede imaginarse a sí misma en una situación mucho más saludable: no fumando, durmiendo bien y con un peso aceptable, y cumplirlo con relativa facilidad porque depende de sí misma, excepto temas genéticos, y de no ser innecesariamente radical.

Uno de los caminos buenos para lograr la ilusión es “ver” las ventajas que, por ejemplo, dejar de fumar nos reporta, para mí, que había dejado de fumar un montón de veces sin éxito, resultó básico visualizar “no quiero que mis hijos me vean fumar”.

Uno de los caminos buenos es «ver» las ventajas que nos reporta.

Las motivaciones emocionales son más fuertes que las racionales; “dejo de fumar para que no me vean mis hijos o mis nietos fumando” tiene más fuerza que “dejo de fumar porque voy a ahorrar 1.100 euros al año”, esta motivación también se puede tener en cuenta, todo ayuda, todo suma, pero las emociones son más fuertes.

Las motivaciones emocionales son más fuertes que las racionales.

Voy a perder peso para caber en el traje azul y llevarlo en la boda de Zutanita está muy bien, pero es una motivación de corto plazo, siempre puedo usar un traje de talla más grande.

Voy a perder peso porque no quiero morirme antes, o tener problemas de movilidad, o porque quiero ser capaz de jugar al golf hasta los 90 años, o por disminuir el riesgo de sufrir un ictus y quedarme en situación de dependencia y convertirme en una carga para las personas que más quiero, son motivaciones más poderosas que usar determinado traje para una fecha determinada.

Cada cual tiene que buscar sus motivaciones, si son emocionales y de largo plazo funcionarán mejor, la ilusión se cumplirá de forma más sencilla.

Artículo enviado por Rafa García Bango. Los artículos incluidos en esta sección, son Reflexiones de particularesMediterránea Fit, no se hace responsable de su contenido.

Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin