Nutri-Score: qué es y para qué sirve

Ainhoa Maiztegui | Nutricionista

Nutri-Score: qué es y para qué sirve

¿Qué es?

 

El objetivo principal del sistema Nutri-Score, es informar al consumidor sobre la calidad nutricional de los productos alimenticios.

Este método combina los colores del semáforo (verde oscuro-verde claro-amarillo-naranja-rojo) y las notas (A-B-C-D-E), respectivamente. La A verde, por lo tanto, aparecería en los productos más interesantes desde el punto de vista nutricional, mientras que la E roja aparecería en los alimentos peor valorados nutricionalmente.

Los 5 niveles de Nutri-Score (OCU)
Los 5 niveles de Nutri-Score (Fuente: OCU)

 

Nutri-Score es uno de los ejemplos de sistemas de etiquetado nutricional frontal (como el semáforo nutricional, o las alertas “Alto en calorías/azúcares/grasas saturadas/sodio” que son obligatorios en Chile) que se están implantando a nivel mundial en productos procesados alimenticios al alcance del consumidor. Dentro de este sistema de valoración, quedan exentos varios grupos de alimentos, entre los que recogemos los siguientes:

– Alimentos frescos como el pescado, la carne, las frutas, verduras, o legumbres.

– Productos que únicamente contienen un ingrediente en su composición (mientras no estén procesados): vinagre o miel.

– Bebidas como el café, té, infusiones.

 

¿En qué se basa Nutri-Score para asignar cada nivel?

 

Este sistema evalúa los productos siguiendo un algoritmo (conjunto de operaciones matemáticas que permite hacer un cálculo) que puntúa positiva o negativamente los alimentos dependiendo de sus características nutricionales. Cuantos más puntos reciba un producto, en peor posición se encontrará.

 

Cálculo del algoritmo del NutriScore: puntuación FSAm/HCSP. (Fuente: http://dx.doi.org/10.20960/nh.02848 )
Cálculo del algoritmo del NutriScore: puntuación FSAm/HCSP. (Fuente: http://dx.doi.org/10.20960/nh.02848 )

 

El algoritmo de Nutri-Score valora positivamente la cantidad de frutas, verduras que se han empleado en un producto, así como el contenido de fibra y proteínas que contiene el alimento. En cambio, valora negativamente el aporte energético (calorías), azúcares, grasas saturadas y la sal.

Desde que se planteó la incorporación del Nutri-Score como parte del etiquetado frontal, han surgido muchas dudas sobre su efectividad y sobre el verdadero motivo que puede haber tras la implantación de este sistema.

A medida que el tiempo avanza, aparecen nuevas particularidades y excepciones de este sistema. El último producto en quedar exento de este etiquetado frontal es el aceite de oliva. Según el algoritmo inicial, el aceite de oliva recibía una alta puntuación que lo colocaba en el nivel D-Naranja. En esta misma categoría, se encuentran productos como: el kétchup, los cereales de desayuno chocolateados y azucarados, o las bebidas azucaradas con té. Posicionar en la misma categoría estos productos y el aceite de oliva (que tiene múltiples beneficios tiene sobre la salud) da lugar a una gran confusión para el consumidor.

Sin embargo, hay otros alimentos procesados insanos, como es el caso de los refrescos de Cola, que mejoran su puntuación notablemente en sus versiones Cero o Sin Azúcares Añadidos, a pesar de que se tratan de bebidas poco interesantes a nivel nutricional.

Aunque el sistema está en constante mejora, actualmente, hay factores que todavía no tiene en cuenta, porque no se diferencia entre:

– Cereales refinados e integrales.

– El grado de transformación del producto.

– La calidad de cada tipo de grasas.

– No se tiene en cuenta la presencia de aditivos.

 

¿Es una herramienta útil?

 

En nuestra opinión, es una herramienta limitada, que puede ser un buen sistema para comparar alimentos de un mismo grupo de alimentos, aunque todavía debería mejorar su algoritmo para ofrecerle al consumidor información valiosa, clara y real.

Fuente: Nutr. Hosp. vol.36 no.5 Madrid sep./oct. 2019 Epub 24-Feb-2020
Puntuación Nutri-Score de diferentes alimentos pertenecientes a diferentes «familias» (categorías) (Panel A) consumidos en el mismo momento de consumo ; (Panel B) misma categoría diferentes tipos y marcas; (Panel C) misma familia de sardinas en lata .  Fuente: http://dx.doi.org/10.20960/nh.02848

Entre estos alimentos encontramos también la leche y los huevos, y esperamos que se aclare si formarán parte del Nutri-Score o serán también alimentos exentos.

 

¿Qué podemos hacer como consumidores?

 

Este modelo de etiquetado frontal, hoy por hoy, parece que puede dar  lugar a más confusiones que facilidades. Por eso, queremos dejarte unas cuantas claves para tener en cuenta cuando vayas a realizar la compra:

Claves para tener en cuenta cuando vayas a realizar la compra:

Basa tu alimentación en vegetales frescos, aquellos que no necesitan etiquetados como las frutas, verduras y hortalizas.

– Asegúrate de acompañar tu plato rico en vegetales con proteínas de calidad como los huevos, legumbres, pescado, o carnes magras.

Prioriza los productos que no contengan más de 5 ingredientes entre los que no se encuentren los azúcares añadidos, aceites refinados, o las harinas refinadas.

– Recuerda que los ingredientes que aparecen en el listado se ordenan según su presencia o contenido en el producto: de mayor presencia a menor. Por lo tanto, el primer ingrediente será el que en mayor proporción se encuentre en el producto.

Consume local y de temporada, apoya al comercio pequeño y cercano y aprovéchate de todos los beneficios nutritivos y de sabor que nos aportan los alimentos de cada temporada.

 

Esperamos que te haya gustado nuestro artículo sobre Nutri-Score. En ese caso, no dudes en compartirlo con quien pueda serle de utilidad. Puedes dejarnos también tus dudas sobre este tema en nuestras redes sociales: FacebookInstagram o Twitter.

Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin