Jaione Alvarez | Salud y Nutrición

Opinión de usuaria sobre Nutri-Score

Últimamente, recibo muchísima información sobre Nutri-Score; la nueva herramienta que se ha establecido para valorar si un producto es saludable o no. Y llega a mis oídos en forma de polémica, con defensores y detractores

 

Los defensores argumentan que un proyecto como este, es mejor que nada y que los algoritmos que incluyen el análisis de cada alimento para determinar si es saludable o no, es en general positivo. Parece que en las pruebas de uso que se han llevado a cabo, un usuario que hace su compra en base al etiquetado con el Nutri-Score, realiza una compra en general más saludable que otro que la hace sin esta información.

 

Los detractores del etiquetado Nutri-Score manifiestan que a los usuarios no les sirve un sistema de análisis mediocre. Y que no deberíamos conformarnos como usuarios con la calidad actual de esta herramienta.  Éstos, centran su crítica, en el uso del Nutri-Score en el momento de comparar algunos alimentos, respecto a otros. En estos casos, es evidente que el etiquetado no funciona al 100%.

Algunos alimentos que nutricionalmente son muy interesantes para nuestro cuerpo, tienen un resultado muy negativo. En cambio, otros que han sufrido varios procesamientos y que no aportan ningún interés nutricional para nuestra salud, salen muy beneficiados. A todo esto, hay que añadirle que se están viendo ejemplos que se excluyen de este sistema de etiquetado, como es el caso del aceite de oliva (tan beneficioso para la salud). Quitar este alimento del sistema es una buena noticia, pero, también pone en duda la fiabilidad de la herramienta.

 

Algunos alimentos que nutricionalmente son muy interesantes para nuestro cuerpo, tienen un resultado muy negativo. En cambio, otros que han sufrido varios procesamientos y que no aportan ningún interés nutricional para nuestra salud, salen muy beneficiados.

 

A mí personalmente, me parece que la mejor solución es: integrar en primer lugar la atención nutricional dentro del departamento de salud pública. Creo que es necesario que todos los usuarios tengamos el derecho de conocer cómo podemos mejorar nuestra salud a través de nuestra alimentación. Como segundo paso, me parece que la educación nutricional debe pasar a formar parte de la educación en nuestros colegios y escuelas. Pienso que debemos enseñar desde las edades más tempranas a tomar buenas decisiones sobre nuestra alimentación, y al menos dotar de la información para poder tomar elecciones.

 

Me parece claro que establecer un algoritmo, que valore cada compuesto en un listado de ingredientes, es de por sí muy difícil, y generará siempre controversia. Del mismo modo, pienso que si hay un interés por parte de la industria en tener una mejor aceptación o una mejor valoración con el sistema Nutri-Score. Siento que la innovación de nuestros productos en alimentación, irá encaminado a conseguir productos con un semáforo «verde», cambiando ingredientes mal valorados por otros que están en el limbo del Nutri-Score, pero que son igual de poco interesantes nutricionalmente.

 

A mí, me gustaría que la industria alimentaria evolucionara hacia una mayor transparencia, en la información de sus productos, y en la innovación, hacia una alimentación más saludable para todos. El objetivo debe ser mejorar la calidad de nuestros productos y no la de obtener una mejor calificación en un sistema de análisis o control.

 

Artículo enviado por Colaboradora. Los artículos incluidos en esta sección, son Reflexiones de particularesMediterránea Fit, no se hace responsable de su contenido.
Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin