Paso a paso, sí. Pero, ¿cuál es la medida de mi paso?

Paso a paso, sí. Pero, ¿cuál es la medida de mi paso?

A menudo nos  aconsejan  hacer  cosas que aunque aparentemente  son sencillas,  nos suponen un  mundo,  y nos cuesta mucho ponerlas en marcha. El consejo que nos dan es que vayamos paso a paso y así lograremos lo que nos proponemos.

Uno de estos ejemplos, que seguramente habrás oído más de una vez para motivarte a hacer algo de ejercicio si normalmente no lo haces es; el de animarte a subir por las escaleras en  lugar de coger el ascensor para subir a tu casa.  En realidad, es un buen consejo…. Pero cuando volvemos a casa cansados, vemos la opción ascensor y las escaleras…. Y raro es que escojamos  la más “saludable” por lo que nos acabamos por decantando por la más “fácil”.

Es verdad que estos consejos no vienen personalizados, y  claro está que no da lo mismo vivir en un primero que en un octavo, pero para hacértelo más fácil… puedes empezar subiendo hasta el primero a pie… y allí coger el ascensor, o caminar hasta el segundo… o el tercero… en función de la medida de tu paso. Es importante que veas el esfuerzo en función de tus posibilidades y que puedas adaptarte a tu gusto.

Lo mismo pasa con la alimentación,  no podemos modificar nuestros hábitos por completo de la noche a la mañana, pero sí podemos incorporar rutinas poco a poco  y siempre a nuestra medida. Es más importante mejorar de forma progresiva  y  continua,  que rápida.

Un pequeño paso adelante, por pequeño que sea, nos acerca  más a la meta que la propuesta de un gran salto que no lleguemos a dar.

En Mediterránea Fit contamos con una Comunidad de Facebook en la que compartimos experiencias, dudas y motivación.

Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin