¿Qué son los alérgenos alimentarios?

Ainhoa Maiztegui | Nutricionista

¿Qué son los alérgenos alimentarios?

Nutrirnos mediante los alimentos es una de las necesidades básicas que tenemos las personas, y además es una de las actividades de las que más podemos disfrutar, mientras apreciamos los sabores, olores y texturas que nos aportan. 

 

Sin embargo, en algunos casos, podemos llegar a presentar diversos malestares que son causados por la alimentación. En ciertos casos, estos pueden derivarse de intolerancias, pero también existe la posibilidad de que se traten de alergias causadas por algunos alimentos debido a los alérgenos alimentarios. Por este motivo, ante cualquier síntoma, por pequeño que sea o por alguna sospecha de poder padecer alguna alergia alimentaria, recomendamos acudir a un especialista profesional como un alergólogo o al médico para recibir información detallada y para que nos realicen las pruebas necesarias. 

 

 

¿QUÉ SON LOS ALÉRGENOS ALIMENTARIOS?

 

Un alérgeno alimentario es un compuesto, de un alimento o aditivo perteneciente al alimento, que cuando es ingerido, inhalado o entra en contacto con la piel, puede ocasionar reacciones inmunológicas en sujetos que son sensibles a dichos elementos. Estas reacciones se conocen como alergias alimentarias, que pueden cursar mayormente con síntomas leves pero que en casos de alergia severa, los síntomas pueden llegar a ser más graves y poner en riesgo la vida de la persona, en caso de no tratarla a tiempo. 

 

 

¿CUÁLES SON LOS ALÉRGENOS? 

 

Según la OMS existen más de 70 mil alimentos que pueden causar alergias alimentarias a las personas, pero el Reglamento 1169/2011 de la UE identifica a 14 alérgenos alimentarios más comunes que podemos encontrar en los alimentos. Esto es debido a que el 90 por ciento de las reacciones alérgicas, las constituyen estos 14 alérgenos.

Cada alérgeno alimentario puede encontrarse en uno o en más de un alimento y cada uno de ellos contiene un símbolo específico con el que se les identifica fácilmente:

 

    • Cereales con gluten: trigo, espelta, centeno, cebada, avena, kamut
    • Frutos de cáscara: almendras, avellanas, nueces, anacardos, nueces pacanas, panes, postres, helados, galletas, mazapán, salsas… 
    • Crustáceos: cangrejos, langosta, gambas, langostinos, carabineros, cigalas… y también productos que los contengan
    • Apio
    • Mostaza
    • Sésamo
    • Cacahuetes
    • Sulfitos/Dióxido de azufre: conservantes en crustáceos, frutas desecadas, productos cárnicos, vegetales, vino y cervezas… 
    • Soja: salsas, pasta de miso…
    • Altramuces
    • Leche: mantequilla, queso, nata, yogures… 
    • Moluscos: mejillones, almejas, caracoles, ostras, bígaros, chirlas, berberechos…

 

También es importante mencionar que, con la implantación de la Ley de Información Alimentaria de Alérgenos (diciembre 2014), cualquier establecimiento en el que se sirvan alimentos, debe informar obligatoriamente a sus clientes de la presencia de estos 14 alérgenos en caso de que los alimentos los contuvieran. Por lo tanto, si vamos a algún restaurante o establecimiento a comer, y tenemos alguna alergia alimentaria, sabremos qué alimentos contienen el alérgeno frente al que somos alérgicos. Si te surge alguna pregunta al respecto, no dudes en preguntar al servicio del establecimiento. 

 

 

 

DIFERENCIA ENTRE INTOLERANCIA Y ALERGIAS

 

Hay que tener en cuenta que la alergia alimentaria y la intolerancia alimentaria a determinados alimentos son términos distintos, pero que se suelen confundir debido a que ambos producen efectos adversos en nuestro organismo. Los síntomas de ambos pueden ser parecidos, pero como ya hemos mencionado antes, en el caso de las alergias alimentarias son generalmente más peligrosos debido a los posibles riesgos que supone para la persona. Es importante saber que las reacciones alérgicas ponen en juego la vida de las personas que sufren tales alergias. Mientras que las intolerancias alimentarias no implican el sistema inmunológico, las reacciones alérgicas sí lo hacen, y debido a esto, las consecuencias de sufrir una reacción es más grave para la persona afectada. 

 

 

 

2 EJEMPLOS DE RECETAS SIN ALÉRGENOS ALIMENTARIOS

 

Desde Mediterránea Fit, te traemos dos recetas que son libres de algún alérgeno alimentario para aprender a realizar platos para personas con alguna alergia alimentaria, y para observar que los alérgenos pueden ser sustituidos.

 

Tortilla de patata sin huevo/sin leche

Ingredientes:

    • 4-5 patatas
    • Cebolla (opcional)
    • Aceite
    • ½ cucharadita de levadura
    • 4-5 cucharadas de harina de garbanzo o de trigo
    • Agua   
    • Sal

 

Elaboración:

    • Cortar en rodajas las patatas, junto a la cebolla y freírlas en una sartén con aceite caliente y sal al gusto.
    • Por otro lado, mezclar en un recipiente la harina con agua hasta que quede una textura un poquito más espesa que la del huevo batido. Añadir un poco de sal a la mezcla y batir para que no queden grumos. Añadir la levadura para que quede más jugosa.
    • Cuando estén fritas las patatas escurrir bien el aceite y añadir a la mezcla de harina y agua. Remover bien.
    • Vertemos la mezcla junto con las patatas y las cebollas y lo ponemos en la sartén caliente con un poco de aceite y a fuego medio hasta que quede cuajada. Conviene darle bastantes vueltas para que no se pegue a la sartén.

 

 

Bizcocho sin leche/sin huevo/sin frutos secos

Ingredientes:

    • 300 ml de leche vegetal (soja, arroz, avena)
    • 300 gr. de harina
    • 10 cucharadas soperas de aceite de oliva
    • Un vaso de azúcar
    • 10 cucharadas soperas de aceite de oliva
    • Ralladura de naranja o limón
    • 2 sobres de levadura 

 

Elaboración: 

    • Mezclar bien con la batidora la leche, el azúcar y el aceite hasta conseguir una textura espumosa. Después añadir poco a poco la harina, la levadura y la ralladura del limón o naranja. Seguir mezclando bien para que no nos quede harina por deshacer. Untar el molde con aceite de oliva o forrar con papel de horno.
    • Mientras preparamos la masa, calentar el horno. Meter en el horno precalentado a 180º durante 25 o 30 minutos.

 

Esperamos que te haya gustado nuestro artículo sobre la intensidad de los diferentes tipos de Actividad física. En ese caso, no dudes en compartirlo con quien pueda serle de utilidad. Puedes dejarnos también tus dudas sobre este tema en nuestras redes sociales: FacebookInstagram o Twitter.

Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin