«Respirar, dormir y alimentarnos»

«Respirar, dormir y alimentarnos»

Cosas básicas para nuestra supervivencia, ¿ verdad?  Necesidades básicas o fisiológicas. Las que nos van a acompañar toda la vida desde nuestro nacimiento hasta la muerte.

 

Bueno, ya vemos que importante, es muy importante y entonces…. ¿Cuánto tiempo les dedicamos?  ¿Cuánta atención les prestamos?

 

Respirar, por suerte, lo hacemos en general de forma automática. Es verdad, que hay técnicas de respiración consciente que nos ayudan a sentirnos mejor, y que en momentos de ansiedad, o stress, tendemos a notar  falta de aire. Como casi siempre, nos damos cuenta de la importancia de las cosas, cuando nos faltan o cuando no son tan buenas  como lo eran.  Respiramos, desde segundos después de nacer.

 

Con el acto de dormir, nos pasa un  poco parecido. En general, es nuestro cuerpo a través del cansancio, el que nos pide un tiempo de “recarga”. Y el que, una vez descansado y relajado, despierta y se pone de nuevo en acción. Y nos pasa como con la respiración… si todo va bien, estupendo!!  Pero, ay cuando algo falla, y afecta a nuestro descanso.  Todo nuestro cuerpo  y  nuestra mente se ven afectados.

Por supuesto, también  contamos con técnicas para conseguir un mejor descanso.  Que importante es tener una buena higiene del sueño, que bien nos sienta y qué reparador es.  Incorporamos los hábitos de sueño nocturno de aproximadamente 8 horas, desde meses después de nacer.

 

Y la alimentación. Beber y comer.  Aquí llega otra de las grandes necesidades básicas de nuestro cuerpo. Necesitamos comer y beber para sobrevivir, y nuestro cuerpo también nos envía señales  a través del hambre y la sed.

Pero alimentarnos, a diferencia del respirar o dormir, requiere de nuestra implicación. Necesitamos cultivar, comprar, preparar nuestro alimento o ir a un restaurante.

 

El  proceso de la alimentación es muy complejo, y podemos comer  y beber incluso sin tener necesidad de hacerlo, por muy diferentes motivos. Convertimos asi, una necesidad física y biológica, en una necesidad de aceptación personal, de relación social etc…Y Aquí  es donde a mi parecer, hablamos más de la relación que tenemos con los alimentos, que de la alimentación como tal.

 

Y volviendo al inicio, si  lo más importante de nuestras vidas,  lo etiquetamos como de “vital importancia” ¿no merece cuanto menos que invirtamos un tiempo en soluciones de calidad? En buscar y aplicar esas técnicas que nos ayuden a mejorar, conocernos a nosotros mismos un poco mejor y contar con la ayuda de los profesionales de cada área?

 

Artículo enviado por Colaboradora. Los artículos incluidos en esta sección, son Reflexiones de particularesMediterránea Fit, no se hace responsable de su contenido.

Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin