Claves para unos huesos fuertes y sanos

Claves para unos huesos fuertes y sanos

A pesar de que, al pensar en los huesos, posiblemente nos venga la cabeza su función de estructura o soporte y su papel fundamental en el movimiento, están implicados en otras muchas funciones vitales. Entre ellas encontramos: la protección de órganos, la producción de células sanguíneas, la homeostasis de minerales y la despensa de triglicéridos entre otros. Dada su repercusión en la salud, el equipo de profesionales de la salud de Mediterránea Fit, creemos que es un tema importante e interesante a tratar.

Unos huesos sanos, por lo tanto, nos brindan la capacidad de movernos, de proteger zonas importantes de nuestro cuerpo, pero a su vez, forman parte de la regulación de varios minerales como el calcio o el fósforo.

La alimentación juega un papel fundamental en el mantenimiento y correcto desarrollo óseo. Es por ello, que a lo largo de este artículo trataremos los aspectos nutricionales más relevantes a la hora de mantener unos huesos sanos y fuertes.


ALIMENTACIÓN Y SALUD ÓSEA

Posiblemente si tuviéramos que elegir un alimento relacionado con unos huesos de calidad, nos decantaríamos por la leche, o por el conjunto de lácteos. No es una asociación inusual, ya que el aporte de calcio que estos alimentos contienen, los convierte en productos estupendos para mantener una salud ósea. No obstante, caemos en un gran error, si pensamos que la única fuente de calcio en la dieta se obtiene por este grupo de alimentos.

ALIMENTOS RICOS EN CALCIO

Llevar una dieta sin productos lácteos no es un impedimento a la hora de tener unos huesos sanos. Eso quiere decir, que existen diferentes fuentes de calcio a nuestro alcance mediante alimentos de calidad. Entre ellos encontramos: la col rizada, el brócoli, las almendras, el tofu, la soja, las sardinas, semillas de sésamo, por ejemplo.

¿QUÉ HAY DEL MAGNESIO? Y, ¿LA VITAMINA K?

Al igual que no podemos atribuirles a los lácteos la propiedad de fuente exclusiva de calcio, podemos afirmar que el calcio no es el único micronutriente implicado en la salud ósea.

El magnesio, por un lado, está implicado en la producción de hueso nuevo, por lo que es un mineral muy importante. Podemos encontrarlo en alimentos como: las verduras, hortalizas, frutos secos y granos integrales. Así que, una alimentación rica en vegetales, nos asegurará un buen aporte de magnesio.

Por otro lado, la vitamina K, lleva a cabo un necesario papel en la salud ósea, al estar implicada en la formación del hueso. Es una vitamina que encontramos en vegetales de hoja verde, crucíferas (brócoli, col, col rizada…) o la soja. Si volvemos al apartado de los alimentos ricos en calcio, observaremos que los alimentos ricos en vitamina K, lo son también en calcio.

OTROS FACTORES DETERMINANTES DE LA SALUD ÓSEA

La vitamina D es un nutriente esencial para mantener unos huesos sanos y fuertes. Está implicada en la absorción del calcio en los huesos, por lo que es imprescindible mantener unos niveles adecuados de vitamina D. La fuente más importante de esta vitamina es la exposición solar, y ésta debe de ser de unos 20-30 minutos en verano e invierno respectivamente.

La actividad física ha demostrado ser indispensable para conseguir una correcta salud ósea. Entre los que destacan, los ejercicios de fuerza, que se recomienda realizar al menos 2-3 veces por semana, teniendo en cuenta, por supuesto la situación personal y con el acompañamiento o supervisión de profesionales de las ciencias de la actividad física y el deporte.

Podríamos decir, que una dieta rica en vegetales y una rutina de ejercicio al sol, son interesantes vías de prevención de enfermedades óseas.
Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Su privacidad es importante para nosotros. Esta web utiliza cookies para mejorar los servicios que ofrecemos.    Ver Política de cookies