Qué comer cuando gastamos menos energía

Qué comer cuando gastamos menos energía

El metabolismo basal es la energía que nuestro cuerpo necesita simplemente para vivir. Para saber cuánta energía debemos ingerir, tenemos que calcular el gasto energético. Es decir, la energía que nuestro cuerpo necesita para vivir, más la energía que gasta realizando diferentes actividades. Gasto energético = gasto energía para vivir + gasto de energía para actividades.

La cantidad de energía en forma de kilocalorías que ingerimos debería ir acorde con la energía que gastamos. Así pues, una persona sedentaria no tiene los mismos requerimientos energéticos que un deportista de élite. Además, una misma persona puede tener diferentes necesidades energéticas dependiendo de la etapa que esté pasando.

La cuarentena que estamos viviendo con el fin de frenar la propagación del coronavirus, es una de esas etapas en las que nuestros hábitos han cambiado, al menos de forma temporal y por lo tanto la manera en la que nos alimentamos también se esta viendo afectada.

Tenemos que entender el gasto energético y la cantidad de energía que ingerimos como una balanza en la que pueden darse tres situaciones:

  • a) Cuando comemos lo mismo que gastamos, mantenemos nuestro peso.
  • b) Cuando comemos más de lo que gastamos, el exceso de kilocalorías se traduce en aumento de peso.
  • c) Cuando comemos menos de lo que gastamos, perdemos masa.


Adaptar nuestra alimentación a la cuarentena

Estos días en los que nos encontramos en casa, nos movemos menos de lo que estamos acostumbrados. Es por ello que nuestra pauta dietética tiene que verse adaptada a la disminución del ejercicio físico.El equipo de Mediterránea Fit que nos hemos sumado a #yomequedoencasa te proponemos los siguientes consejos para sobrellevar de manera saludable esta cuarentena:

1.       Basa tu alimentación en comida de calidad.  Comida limpia y alimentos reales, lo menos procesados posibles. En la medida posible intenta añadir unos puñados de verduras a cada comida. Recuerda que los vegetales congelados apenas se diferencian de los frescos en cuanto a nutrientes. Es cierto, que su textura puede variar dependiendo de las preparaciones que hagas.

2.      Ten a mano vegetales embotados como: menestras, espárragos, tomate triturado, alcachofas, … Los procesados saludables serán nuestros aliados estos días de aislamiento (Ver: Procesados saludables básicos en una despensa).

 3.       Escucha a tu cuerpo. Nuestro cuerpo nos manda señales cuando tenemos sed y hambre. Con las prisas de la rutina diaria dejamos de prestarles atención y comemos siguiendo horarios diferentes. Es una buena oportunidad para escuchar si el hambre que se nos manifiesta es real o por el contrario emocional. ¿Tienes deseo por un alimento en concreto? ¿Debes comerlo ahora mismo? ¿Sientes malestar emocional una vez lo comes? Si la respuesta a estas preguntas es sí, tu hambre es de carácter emocional. Para gestionarlo intenta averiguar qué es lo que te ha llevado a tener el impulso por dicho alimento. Seguramente sea la frustración o aburrimiento.

4.       Mantén los horarios de comidas, así como las de los almuerzos y meriendas. Es importante intentar seguir los mismos horarios que antes. Si es el aburrimiento quién te impide seguir los horarios, mantente activa/o: lee, baila, haz ejercicio, cocina, escribe, dibuja, canta, conversa, medita, … y aprovecha a APRENDER A Cocinar si no sabes o a mejorar tus técnicas culinarias. 

Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin